Secretos saludables, nutritivas y rápidas para preparar una lonchera saludable

Según un estudio reciente de la FAO, el Perú ocupa el tercer lugar en sobrepeso y obesidad de la región. Somos, además, el país latinoamericano donde la obesidad infantil ha crecido más rápido en los últimos años.

Es importante que los chicos prueben de todo un poco. Lo primero que deben comer es la fruta, un táper pequeño o una fruta entera. Pueden ser vegetales también: zanahorias crudas en ensalada, acompañado de queso. Lo que se quiere es evitar trozos grandes para las verduras.

Para los antojos es mejor prepararlos en casa. Inclúyanse en esta categoría, muffins o queques. Si prefiere comprarlos, no olvide la regla de oro: “Hay que leer siempre las etiquetas”.

Los sandwiches están bien, pero es mejor mandar la mitad Son ideales para agregarles verduras como pepinos o tomates, no los dejemos solo con el jamón y el queso. Para tomar, eso sí, solo agua. Ideal si refrigeramos los termos desde la noche anterior.

Si bien los insumos orgánicos representan un costo más elevado, esto se trata de una inversión a futuro. Dejas de comprar cosas que creías que necesitabas y empiezas a ahorrar en medicinas, porque te enfermas menos, sin duda alguna. 

Definitivamente, hay que incluir carbohidratos en la lonchera, pero hay más opciones en lugar del pan: choclo e incluso yuca por ejemplo.

Empezar las loncheras desde la noche anterior es clave. También lo es conseguir esas loncheras japonesas, que ya venden en el Perú, para que los niños puedan combinar sus alimentos sin llevar demasiados tápers.

Salir del sándwich como primera opción. Es verdad que a veces es lo más rápido y no está mal que los niños coman pan, pero hay que medirnos. Deberíamos incluirlo en la lonchera sólo un par de veces a la semana como máximo.

Especialmente con las frutas. No les podemos enviar manzanas todos los días. Podemos mezclarlas o incluirlas en otras cosas, como los yogures, que tienen un aporte importante de calcio.

La tendencia de las barras de granola continúa en auge. No es complicado hacerlas en casa, rinden y son mucho más sanas. Lo ideal es involucrar al niño en estas cosas. Qué divertido sería que los chicos, durante el fin de semana, ayuden en su preparación. Así saben perfectamente qué comen cuando las ven en la lonchera.

Fuente: El Comercio

 

 

Compartir en facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google
Compartir en Linkedin
Share On Youtube
Mándanos un correo