El plástico invade nuestro organismo

Estudios revelan que existen 20 partículas de microplásticos por cada 10 gramos de material fecal. Esta investigación realizada en el Reino Unido, Rusia, Japón e Italia ha confirmado los temores de los científicos.  El problema es que la ciencia aún no ha determinado cuánto plástico puede nuestro organismo tolerar hasta convertirse en un problema.

En el Congreso de Gastroenterología realizado en Viena Austria (2018), se presentó un estudio en el que ocho voluntarios de diversos países como Finlandia, Polonia, Países Bajos y la propia Austria consumieron y bebieron durante una semana lo usual, anotando cada alimento e indicando si era fresco o procesado.  Investigadores de la Universidad Médica de Viena y la agencia estatal para el ambiente de ese país,  encontraron que las heces de los voluntarios presentaron 9 de los 10 tipos de plásticos que ellos esperaban encontrar: propileno (de los envases de leches y jugos), el PET (botellas para agua).  El tamaño de las partículas oscilaba entre 50 y 500 micras.

El Dr. Philippp Schwabl, gastroenterólogo y hapatólogo de la Universidad Médica de Viena, principal autor del estudio, informó que sus sospechas quedaron confirmadas, es decir, los plásticos llegaron a los intestinos de los seres humanos, pero advierte que las partículas más pequeñas pueden entrar al torrente sanguíneo, sistema linfático o alcanzar el hígado, con implicancias insospechadas para la salud humana. Es un fenómeno que recién se empieza a estudiar y aún no se conocen las consecuencias a largo plazo.

En el 2016, La FAO reportó la presencia de microplásticos en 800 especies de moluscos, crustáceos y peces.  Otro estudio de Greenpeace en el Asia, reportaba la presencia de microplásticos en la sal marina.

Investigadores de la Universidad John Hopkins (USA) publicaron un reporte sobre la presencia de micro plásticos en el mar y sus efectos en la salud humana.  Los seres humanos pueden ingerir hasta 37 partículas de plástico según sea la procedencia de la sal o los mariscos y peces y según sea la afición a consumirlos.  Se sabe que los grandes consumidores de mariscos y peces pueden ingerir hasta 11 000 partículas al año.

¿Qué podemos hacer?

En las comidas: evitar comer peces de gran tamaño.

En la casa: abrir las ventanas y ventilar los ambientes del hogar, aspirar, barrer y limpiar con regularidad, utilizar un deshumificador, rociar y refrescar el aire de la casa con una preparación de agua y bicarbonato de sodio. Sacarse los zapatos al entrar a la casa. Evitar el uso de artículos de plástico, reciclar, reusar, reducir.

Compartir en facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google
Compartir en Linkedin
Share On Youtube
Mándanos un correo