La agroecología: una respuesta frente a los problemas de salud y el cambio climático

Estudios dedicados al tema de la obesidad, señalan a la industria alimentaria internacional como principal impulsora de esta epidemia mundial al considerar que buena parte de la producción alimentaria se ha alejado de su objetivo primario que era proporcionar los nutrientes necesarios para la vida y la salud humanas, dando paso a un sistema que afecta directamente a la salud y al medio ambiente.

Haciendo frente a esta situación alarmante, el agrónomo, profesor universitario e investigador francés, Marc Dufumier, se ha convertido en uno de los principales y más respetados impulsores de la agroecología, un modelo que tiene entre sus principales objetivos asegurar una alimentación sana y con un menor impacto ambiental.
 
Durante estos días se tocarán temas como la producción agroecológica familiar para una alimentación saludable; políticas públicas para desarrollar modelos agroecológicos; la construcción de sistemas alimentarios sostenibles; promoción, investigación y certificación de la agroecología, así como el rol de la juventud en el desarrollo agroecológico.
 
Ya sabemos que en el futuro, el desafío para la agricultura en el mundo entero será adaptarse a los problemas climáticos. Todos los agricultores del mundo van a tener que adaptarse diversificando sus actividades”, recalca el profesor Dufumier, durante la conferencia que ofreció este martes 9 en la Convención Nacional del Agro Peruano (Conveagro).
 
Asimismo, el agrónomo y experto francés, señaló que los elementos tóxicos que aún se utilizan en la agricultura puede provocar cáncer y otras enfermedades como alzheimer o parkinson. “Los jóvenes y las personas mayores que están expuestos a esos productos tóxicos pueden verse afectados en su salud”, señaló Dufumier durante la conferencia que ofreció este martes 9 en la Convención Nacional del Agro Peruano (Conveagro).
 
Las prácticas agroecológicas se basan en el uso de productos naturales y conocimientos locales, principalmente para la fertilización de los suelos y el control de plagas y enfermedades, evitando así el uso de pesticidas. Esto posibilita una producción más sana y con mayor calidad, en cantidades sostenibles y sin dañar el medio ambiente; además de contribuir a la no dependencia de los agroquímicos.
 
Fuente: Andina
Compartir en facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google
Compartir en Linkedin
Share On Youtube
Mándanos un correo