Manejo integrado: una necesaria disciplina para enfrentar los retos del cultivo de papa en el país y la región

Como todos sabemos, la papa es el tercer alimento en importancia del mundo. Por ende, es un cultivo que está enfrentando retos simultáneos: incremento de temperaturas, patrones de lluvia cada vez menos predecibles, sequías, inundaciones, granizadas, heladas y más. Todo en un contexto de lo que hoy conocemos como cambio climático.

Jorge Andrade-Piedra, científico del Centro Internacional de la Papa (CIP) pone en perspectiva todos estos factores y apunta que compartir conocimiento es cada vez más importante, especialmente en lo relacionado a investigaciones de variedades del tubérculo con características resistentes a sequías, temperaturas altas, producción de semillas y enfermedades como el tizón tardío. 

Es por esta razón que la entidad recibió días atrás a 11 técnicos de diversos países de la región que son parte de la iniciativa de Cooperación entre Corea y América Latina para la Alimentación y la Agricultura (Kolfaci por sus siglas en inglés), quienes recibieron en un taller de manejo integrado los conocimientos que les permitirán enfrentar en sus regiones el cambio climático con alternativas como sistemas de producción de semillas, manejo de variedades, provisión de material de siembra sano, técnicas de manejo de plagas, fertilización y riego. 

“La base del manejo integrado es usar variedades resistentes a estreses abióticos: me refiero a las sequías, altas temperaturas; y estreses bióticos como son principalmente el tizón tardío y los virus. La base es tener una variedad que sea resistente a estos problemas. Y luego tenemos una combinación de tecnologías que ayudan a superar problemas derivados del cambio climático, sea el uso de semilla sana, certificada, y técnicas para manejo de plagas y enfermedades. Tenemos al tizón tardío como la principal enfermedad, pero también hay enfermedades de semilla que requieren manejo integrado, lo que incluye la rotación de cultivos, sanidad, zonificación de cultivos por áreas y técnicas de manejo integrado para plagas, uso de feromonas, insecticidas de baja toxicidad, una batería de tecnologías a disposición del agricultor”, explica Andrade-Piedra.

En el caso peruano, el especialista reconoce que la papa se desarrolla en dos ambientes bien diferenciados. Por un lado está el agricultor de la costa que tiene acceso a mecanización, créditos, áreas más grandes y maneja técnicas sofisticadas; en tanto que en la sierra hay una agricultura de subsistencia con poco acceso a tecnología, bajo acceso al mercado y problemas sanitarios. Sin embargo, es este último sector donde se alberga una mayor diversidad, lo que los convierte prácticamente en guardianes de las papas nativas.

Fuente: Agraria.pe

 

Compartir en facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google
Compartir en Linkedin
Share On Youtube
Mándanos un correo