Consorcio Agroecológico Peruano

 

¡Importante estar bien informados!

Hacer click en la imagen para acceder al PPT comparativo de libre descarga, sobre los argumentos a favor y en contra de los cultivos transgénicos en Perú. 

Nota de prensa

Demanda de productos orgánicos aumenta en el Perú y el Mundo

El valor económico de la agrobiodiversidad 

 

La agrobiobiodiversidad garantiza una dieta saludable y equilibrada y constituye para el Perú una ventaja competitiva en  los mercados internacionales.

 

Lima, 6 de octubre de 2020

En el marco de la campaña nacional, La Biodiversidad es Nuestra Identidad, Unidos por un Perú Libre de Transgénicos, se realizó el conversatorio “Agrobiodiversidad: Ventaja Competitiva del Perú” con el objetivo de dar a conocer las experiencias de algunos  empresarios exitosos que apostaron por nuestra agrobiodiversidad y han abierto mercados muy interesantes que se han mantenido a pesar de las sucesivas crisis y que, en los momentos actuales, han aumentado sus ventas a pesar de la pandemia, fenómeno que no sólo se ha dado en el Perú sino en el mundo entero.  

Las Agroferias Campesinas es una experiencia presentada por su gerente general, Carlos Lazo  que ya tiene siete años atendiendo a los limeños con una gran diversidad de productos frescos que provienen de chacras de pequeños agricultores, donde el consumidor puede encontrar productos nativos que generalmente no están a su alcance: arracachas, ñuñas, tarwi, cushuro, pajuro, matico, tumbo, etc.  

 Su lema “alimentos buenos, bonitos, baratos y justos”, se apoya en su largo aprendizaje de cómo manejar la cadena productiva desde la chacra hasta el mercado, cumpliendo todas las normas y buenas prácticas que permiten ofrecer alimentos de alta calidad e inocuidad y a eso se debe que sus clientes ya llegan a  3,500 por día.  Encontraron que el público objetivo ideal son las familias limeñas, “las amas de casa que buscan esa cercanía con los caseros”. Este proyecto nació hace 7 años con APEGA, y desde hace menos de 4 años pasó a manos de los mismos agricultores.

Lazo comenta que antes de la pandemia, ya habían diseñado protocolos de orden y limpieza para el ingreso a las ferias, por ello cuando llegó el COVID al país, no les fue difícil continuar trabajando. Luego de los estragos de la pandemia, planean realizar delivery´s de productos e implementar tiendas físicas.

La calidad e inocuidad se mantiene por las acciones de capacitación y coaching a los productores para mejorar sus habilidades como comerciantes. Añadió que “debemos ayudar al agricultor a pensar como empresario” e hizo un llamado a las autoridades de todas las regiones para que repliquen este modelo exitoso, listo sólo para ejecutarse.

Alfredo Menacho, Gerente General de Aurandina, más conocida por su marca “Wawasana” fue otro de los expositores que resaltó que nuestro país es agroexportador, pero no de productos orgánicos, sino de productos agrícolas y agroindustriales, salvo excepciones como el banano y mango. Señaló que  el mercado de productos orgánicos puede representar entre 50 y 75 millones de dólares al año y que en esta coyuntura del COVID, han tenido un crecimiento en las ventas inesperado e “incluso hubo sobre demanda que los ha sorprendido”.

En referencia a la introducción de transgénicos en el Perú dijo que  “el agricultor construye su futuro en base a la selección de semillas, esa es la razón por la que somos un país centro de origen. Las 4 mil especies de papas la han construido ellos porque tienen la libertad de trabajar a su modo”.

Agregó que los transgénicos traen riesgos que no pueden justificarse por las ventajas que trae. “La ventaja no puede ser criterio base para lograr una decisión, debe basarse en el riesgo”. Afirmó que es “imperativo que analicemos a largo plazo la salud de nuestros ecosistemas, porque aún hay mucha ignorancia entorno a ello”.

Por su parte,   Eusebio Vásquez, presidente de la Asociación Nacional de Productores Ecológicos – ANPE PERÚ y la marca colectiva Frutos de la Tierra, resaltó que, al ser una asociación formada básicamente por agricultores relacionados como familia, conviven con la biodiversidad e informa que actualmente tienen paralizadas varias ferias debido a la pandemia.

Comenta que promovieron el sistema de garantía participativo (SGP), exclusiva para los pequeños agricultores, como un sistema apropiado para los pequeños agricultores familiares dando un valor agregado a sus productos gracias a este tipo de certificación. Del mismo modo, solicitan que las universidades se integren al desarrollo productivo y agropecuario nacional.

Comentó que han creado la marca colectiva “Frutos de la Tierra”, en dónde están recibiendo asesoría del MINAM para tener oportunidades de mejora. Su meta es implementar ferias para promover los productos de sus representados. Finalmente anunció que ANPE ha firmado un convenio con el Centro Mundial de Excelencia de Destinos, para promover el agroturismo y la cultura de las zonas visitadas.

Finalmente,  Gastón Vizcarra Kennedy, presidente de la Asociación Candela Perú, que apuesta por el comercio alternativo y la transformación y comercialización de productos orgánicos, señaló que es posible que todos los agentes que intervienen en la cadena de valor de un producto (consumidor, transformador, científico, productor, etc.), puedan beneficiarse económicamente y puedan vivir dignamente de su actividad. Su política es trabajar directamente con el productor y generar una relación de largo plazo (que incluye la negociación horizontal de establecimiento de costos).

En el año 2019 su cartera de clientes llegó a  47 en 16 países gracias a la vinculación y trabajo con  480 productores y 200 trabajadores, cumpliendo todos la normatividad laboral vigente. La venta total en ese año superó los 4 millones de dólares.

A lo largo de 30 años de experiencia han aprendido del mercado internacional que trabajar con ética y con certificaciones de calidad hace que los productos sean aceptados en el extranjero. Actualmente cuentan con 3 certificaciones (USDA Organic, UEBT, WFTO) y en proceso de obtención  Demeter. Concluye recomendando al empresariado que “para obtener certificaciones, es mejor empezar cuanto antes y evaluar sus principios, estándares y objetivos”.

Como moderadora del conversatorio se contó con la destacada participación de Patricia Flores, Representante nacional del IFOAM – Organics International.

LA BIODIVERSIDAD ES NUESTRA IDENTIDAD

Todas y todos unidos por un Perú libre de transgénicos. 
Firma y comparte la petición aquí

Nota de prensa lanzamiento de campaña

PRODUCTORES DEL CAMPO Y SOCIEDAD CIVIL SE UNEN EN LA CAMPAÑA
“LA BIODIVERSIDAD ES NUESTRA IDENTIDAD”

       Más de 2.2 millones de familias en el Perú se dedican a la agricultura familiar.

       En 2018, se registró $485 millones en exportaciones de productos de biodiversidad nativa como la quinua, la castaña amazónica y el maíz morado.

Más de 30 organizaciones de todo el país se han unido a la campaña “La Biodiversidad es nuestra Identidad, con el objetivo de informar a las peruanas y peruanos sobre el impacto negativo de los transgénicos en la biodiversidad nativa, en la gastronomía y cultura que nutren nuestra identidad nacional.

Bajo el lema “Unidos por un Perú Libre de Transgénicos”, se espera juntar más de 20 mil firmas de la ciudadanía a través de la plataforma Change.org (https://www.change.org/PeruLibreDeTransgenicos) para respaldar el pedido de ampliación de la ley de moratoria al ingreso de cultivos transgénicos al Perú (Ley N° 29811), la cual tiene vigencia hasta el 2021. En este contexto, el Congreso de la República debe debatir la ampliación de la ley en el Pleno Agrario que se realizará el 16 de octubre, Día Mundial de la Alimentación.

Sobre este punto, el presidente de la Convención Nacional del Agro Peruano, CONVEAGRO, Clímaco Cárdenas resaltó que “Perú es el banco genético más importante en el mundo,  centro de origen y agrobiodiversidad. Somos un país bendecido por nuestros pueblos, nuestra cultura, nuestras familias campesinas y semillas. En una situación de crisis como la que vive el Perú, la urgencia crece por mantener una legislación que proteja nuestros recursos naturales y el trabajo de millones de agricultores familiares”.

Ante la pandemia del COVID-19, se ha evidenciado la preocupación de la población por proteger su salud y la de sus familiares a través del consumo de productos naturales y alimentos saludables que reduzcan el riesgo de contraer enfermedades y que, a su vez, apoye a la economía local.

En este aspecto, Flora Luna, médico pediatra e investigadora enfatizó: “Nuestra biodiversidad es la mejor opción para tener una alimentación variada, saludable, libre de transgénicos y por lo tanto con una rica composición nutricional que fortalezca nuestro sistema inmunológico para enfrentar cualquier infección, como la pandemia que estamos sufriendo».

Durante la campaña, se compartirán las voces de campesinas y campesinos, poblaciones indígenas y guardianes de la agrobiodiversidad, así como de personalidades reconocidas de nuestra cocina tradicional, academia, ciencia y política.

“Nuestra agricultura es fruto de una herencia milenaria, diversificada, que ha conservado nuestra agrobiodiversidad y que ahora es la base para construir el desarrollo de una agricultura familiar sostenible para garantizar la seguridad y la soberanía alimentaria de nuestros pueblos ”, recalcó Luis Gomero, presidente del Consorcio Agroecológico Peruano, CAP.

Para Jaime Delgado, ex congresista, autor de la Ley de Moratoria de Transgénicos que vence el 2021, “no tiene sentido poner en riesgo todo nuestro patrimonio biogenético, el modelo de agricultura milenaria, que es fundamentalmente familiar y muy diversa, para pasar a otro modelo completamente diferente, que parte de la propiedad empresarial de las semillas, el monocultivo, el uso intensivo de herbicidas y la concentración de tierras por unas cuantas empresas”.

Asimismo, Delgado recordó que “somos centro de origen de muchísimas especies y tenemos un importante posicionamiento internacional con nuestra marca Perú, precisamente por esa biodiversidad, lo cual ayuda a la exportación de nuestros productos agrícolas. Ese es nuestro diferencial frente a los países que solo exportan transgénicos”.

El dato
Se realizarán siete eventos para sensibilizar y debatir sobre el rol de la biodiversidad en el sistema productivo y alimentario, desde la chacra hasta la mesa, y los riesgos y el impacto de los transgénicos en nuestra agrobiodiversidad.
Para más información acerca de la campaña y los eventos, pueden ingresar a la página
Facebook del Consorcio Agroecológico Peruano o escribir a cap@consorcioagroecologico.pe.

 

Sobre el Consorcio Agroecológico Peruano – CAP

El Consorcio Agroecológico Peruano nació en 2005, y en 2009 se constituyó formalmente. Es una organización de la sociedad civil de carácter plural; una instancia de diálogo, coordinación, incidencia y fortalecimiento de capacidades de productores, consumidores, redes de ONG, cocineros, académicos y otros sectores del movimiento agroecológico peruano.
El Consorcio Agroecológico Peruano está conformado por los siguientes miembros: la Red de Agricultura Ecológica (RAE Perú), la Red de Acción en Agricultura Alternativa (RAAA), la Asociación de Productores Ecológicos del Perú (ANPE Perú), la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (ASPEC), la Red de BioMercados, Slow Food en Perú, Alsakuy Agroecológica y Coordinadora Rural. Además tiene como aliado a IFOAM Organics International.


MITOS Y REALIDADES SOBRE LOS OVM (TRANSGÉNICOS)

 

MITO 1: “Los transgénicos mejoran la seguridad alimentaria y son necesarios para alimentar la creciente población mundial”.

REALIDAD:

       Los OVM se destinan principalmente a la alimentación de animales en sistemas de crianza industrial (pollo, res…) y a los biocombustibles.

       Los OVM son utilizados como sustituto más económico en la fabricación de alimentos ultraprocesados, que contribuyen a dietas con exceso de azúcar y grasas vinculadas al sobrepeso y la obesidad, y desplazan a alimentos locales y tradicionales (por ejemplo, se usa jarabe de maíz en lugar de azúcar de caña, y grasa de soya en lugar de mantequilla o aceites no refinados).

       El mayor interés de las corporaciones interesadas en introducir los transgénicos es acceder a los recursos genéticos abundantes que tiene el Perú.

 

MITO 2: “Los cultivos transgénicos aumentan los rendimientos agrícolas y son la clave para la resiliencia frente al cambio climático”.

REALIDAD:

       La mayor parte del mejoramiento de cultivos y el consecuente incremento de rendimientos ha sido resultado del mejoramiento ancestral y convencional, y no de la biotecnología con transgénesis. Los cultivos transgénicos no solo son un tipo de innovación ineficaz por su alto costo y acceso limitado, sino que además restringen la propia innovación por culpa de que los derechos de propiedad intelectual están en manos de un puñado de empresas multinacionales.

       Los cultivos transgénicos no son diseñados para condiciones de alta diversidad biológica y geográfica como las que se encuentran en el Perú, sino han sido desarrollados por empresas multinacionales bajo un modelo único de monocultivo a escala industrial. En Perú existen muchas alternativas desarrolladas a lo largo de los siglos, más adaptadas a las condiciones productivas nacionales.

       La resiliencia frente al cambio climático depende en gran medida de prácticas agrícolas que promuevan la diversidad y alimenten el suelo bajo un modelo agroecológico con un uso controlado de insumos externos. La mejor forma de resiliencia frente al cambio climático viene a través de la agrobiodiversidad, la cual permite que los agricultores tengan más posibilidades de adaptar sus cultivos a las nuevas condiciones ambientales.

       La introducción de variedades comerciales foráneas y a gran escala contribuye a la pérdida en la diversidad de cultivos y al incremento en la vulnerabilidad de los agricultores ante eventos climáticos y naturales extremos que son cada vez más frecuentes (sequía, plagas…)

 

MITO 3: “Los cultivos OVM permiten una reducción en el uso de agroquímicos y simplifican la protección de los cultivos”.

REALIDAD:

       Al cabo de unos años, están surgiendo problemas como superplagas o plantas silvestres resistentes a los herbicidas como consecuencia del uso de cultivos transgénicos tolerantes a los herbicidas y resistentes a los insectos, y ante esto se han tenido que aplicar plaguicidas adicionales.

       El paquete tecnológico de semillas resistentes al glifosato ha impulsado un crecimiento en el uso de este biocida que tiene graves impactos en la salud humana y ambiental.

 

MITO 4: “Los cultivos transgénicos son económicamente viables para los agricultores. Contribuyen al aumento de los ingresos de los agricultores y al crecimiento de la economía local y nacional”.

REALIDAD:

       Los precios de las semillas transgénicas, protegidas por patentes, no han dejado de subir en los últimos veinte años. Las semillas transgénicas tienen patentes y generan dependencia al agricultor y de esta forma, las empresas que venden estas patentes tienen el control de las semillas.

       Los cultivos OVM son parte de un modelo agrícola industrial donde se busca reducir la mano de obra por la compra de insumos agrícola en lugar de la elaboración propia y la mecanización de la producción en monocultivo. Las regiones con ese sistema productivo cuentan con una concentración de las granjas y tierras agrícolas entre un número menor de agricultores.

       La aparición de plantas silvestres resistentes a los herbicidas y de superplagas supone un incremento de costes para los agricultores que reduce aún más su margen de beneficio.

       Las cosechas transgénicas entran a competir en el mercado internacional de commodities, donde los países productores con una agricultura altamente mecanizada (EEUU, Brasil, Argentina…) lideran una carrera hacia precios siempre más bajos.

       Dado las características de los productores peruanos -con un modelo de agricultura familiar en unidades agropecuarias menores de 5 hectáreas, el acceso limitado a financiamiento y capital de trabajo, y la ventaja comparativa en la mano de obra-, los cultivos transgénicos no son una tecnología adaptada para el sector agropecuario nacional. En cambio, este último dispone de condiciones idóneas para modelos de agricultura y agroforestería con prácticas agroecológicas y orgánicas, de alta calidad y de características únicas a nivel mundial, con la garantía de una procedencia segura y libre de transgénicos.

 

MITO 5: “Los cultivos transgénicos son seguros para los seres humanos y para el medio ambiente”.

REALIDAD:

       No existen programas de seguimiento medioambiental y de salud de los cultivos y alimentos OVM a largo plazo, y los que existen no son adecuados. Los investigadores independientes se quejan de que se les niega acceso al material para investigar.

       Es importante actuar bajo el principio de precaución, que significa que “los Estados deberán aplicar ampliamente el criterio de precaución conforme a sus capacidades. Cuando haya peligro de daño grave o irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces en función de los costos para impedir la degradación del medio ambiente”.[1]


MITO 6: “Los cultivos transgénicos pueden coexistir con otros sistemas agrícolas”. 

REALIDAD:

       Los cultivos transgénicos contaminan los cultivos no transgénicos. Hasta la fecha se han registrado unos 400 incidentes de contaminación transgénica en todo el mundo. Mantener los cultivos convencionales y ecológicos libres de transgénicos supone para los agricultores unos costes adicionales considerables, a veces imposibles de asumir

       Cada año los científicos descubren nuevos mecanismos de contaminación y flujo genético entre las especies, en particular a través del polen que puede recorrer largas distancias y mezclarse con cultivos de manera inesperada, propagando genes de OVM sin control.

       Es especialmente importante prevenir la presencia de transgénicos en los centros de origen que juegan el rol de bancos vivos de germoplasma. En estos lugares, como es el caso del Perú, existen no solamente los cultivos domesticados sino también sus parientes silvestres. En situaciones de emergencia, tal como nuevas enfermedades, plagas o las consecuencias del cambio climático, los obtentores de variedades vegetales pueden acercarse a estos parientes para buscar materia genética compatible, sin interferencia de eventos OVM.



[1] Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (Río de Janeiro del 3 al 14 de junio de 1992) 

Glosario

  1. Agricultura ecológica u orgánica: Es un sistema de producción sostenible que utiliza al máximo los recursos de la chacra, con énfasis en la fertilidad del suelo, la diversidad de cultivos y el equilibrio de la actividad biológica; y al mismo tiempo, minimiza el uso de recursos no renovables y no utiliza fertilizantes y plaguicidas sintéticos, para proteger el medio ambiente y la salud humana y lograr resiliencia frente al cambio climático.
  1. Agricultura familiar: La agricultura familiar es el modo de vida y de producción gestionado por una familia, y cuyos miembros son la principal fuerza laboral. Incluye actividades tales como la producción agrícola y pecuaria, la transformación artesanal, el manejo forestal, la industria rural, la pesca artesanal, la acuicultura y la apicultura, entre otras. A través de esta importante actividad se transmite nuestra cultura y sus múltiples manifestaciones en las artes, instituciones, economía y biodiversidad. 
  1. Alimentación saludable y sostenible: Es una alimentación basada en dietas que promueven dimensiones de la salud y el bienestar de las personas, tienen bajas presión e impacto en el medio ambiente, son accesibles, asequibles, seguras y equitativas, y son culturalmente aceptables.
  1. Biocomercio: Engloba las actividades que promueven –mediante el uso sostenible de los recursos nativos de la biodiversidad– la inversión y el comercio alineados con los objetivos del Convenio sobre Diversidad Biológica, con criterios de equidad social, rentabilidad económica y adaptación al cambio climático.
  1. Biodiversidad: Es la variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos, entre otros, los ecosistemas terrestres y marinos y otros sistemas acuáticos, y los complejos ecológicos de los que forman parte; comprende la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y de los ecosistemas.
  1. Bioseguridad: Son las medidas, políticas y procedimientos que permiten reducir al mínimo los posibles riesgos que podría representar el uso de los OVM para el ambiente, la diversidad biológica y la salud humana, con el fin de maximizar los beneficios que ofrece esta tecnología.
  1. Biotecnología: El conjunto de técnicas que involucran la manipulación de organismos vivos o sus componentes sub-celulares, para producir sustancias, desarrollar procesos o proporcionar servicios.
  1. Cambio climático: Es el incremento de la temperatura promedio en la atmósfera del planeta, a causa de la creciente cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) que se han acumulado en el mundo y que venimos produciendo producido por el uso indiscriminado de combustibles fósiles y la degradación de bosques y ecosistemas naturales. El Perú está entre los 10 países más vulnerables del mundo al cambio climático.
  1. Commodities o bienes básicos: Son aquellos productos destinados a uso comercial que no cuentan con ningún valor agregado, ningún proceso o diferenciación con los productos que se encuentran en el mercado. Por esta razón, son utilizados como materias primas para la elaboración de otros bienes.
  1. Contaminación genética: El traspaso descontrolado de genes de una especie a otra, que puede ocurrir sobre grandes distancias (por el viento o polinizadores). La contaminación genética ocurre naturalmente y por lo tanto los genes modificados de cultivos transgénicos también pueden contaminar otros cultivos no transgénicos y erosionar la agrobiodiversidad nativa.
  1. Diversidad genética: Número total de variantes en el acervo genético de una población o especie.
  1. Domesticación: Selección prolongada de poblaciones por parte del hombre y desarrollo de características que se ajustan a sus necesidades.
  1. Ley de moratoria a los OVM (organismo vivo modificado) en el Perú: Es una norma nacional que restringe por 10 años (hasta diciembre de 2021) el ingreso y producción de OVM, cuyo fin sea su liberación al medio ambiente. El objetivo de la norma es fortalecer las capacidades nacionales, desarrollar la infraestructura y generar las líneas de base respecto de la biodiversidad nativa, que permitirá una adecuada evaluación de las actividades de liberación de OVM al ambiente y de las medidas para minimizar su impacto en la biodiversidad nativa.
  1. OVM (organismo vivo modificado) o transgénico: Es cualquier ser vivo al que se le ha insertado una o más características de otro organismo (de la misma especie o de una diferente), mediante las herramientas de la ingeniería genética (biotecnología moderna), y que puede erosionar la biodiversidad natural por contaminación genética.
  1. Patente: Es un derecho exclusivo que se concede sobre una invención y que faculta a su titular a decidir si la invención puede ser utilizada por terceros y, en ese caso, de qué forma y a qué precio.
  1. Patrimonio biocultural: Es la diversidad biológica y cultural interconectada de los pueblos indígenas y comunidades locales, que abarca desde semillas a paisajes, desde conocimientos a los valores espirituales, los que son transmitidos de generación en generación.
  1. Plaguicidas: Toda sustancia química de origen natural o sintético que se emplea para controlar una plaga, incluyendo insecticidas y herbicidas.
  1. Principio de precaución: Principio rector que aconseja medidas protectoras sin esperar a la prueba de la realidad de los riesgos, cuando una primera evaluación científica indica que hay motivos razonables para creer se puedan producir efectos potencialmente peligrosos sobre el medio ambiente y la salud de las personas.
  1. Pueblos fumigados: Son los pobladores de zonas agrícolas afectados por el uso intensivo de agroquímicos en la agricultura, en particular para la producción de soja transgénica en Argentina y Uruguay. Estas poblaciones registran niveles superiores a la normal de malformaciones, enfermedades de carácter terminal y muertes, así como una pérdida extrema de la biodiversidad local.
  1. Seguridad alimentaria: Es un estado en el cual todas las personas gozan, en forma oportuna y permanente, de acceso físico, económico y social a los alimentos que necesitan y que estén disponibles en cantidad y calidad, para su adecuado consumo y utilización biológica, garantizándoles una nutrición adecuada y un estado de bienestar general que coadyuve al logro de su desarrollo.
  1. Soberanía alimentaria: Es el derecho de los pueblos contar con alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidos de forma sostenible y ecológica, y su derecho a decidir su propio sistema alimentario y productivo, establecido en la Declaración de Nyéléni.
  1. Zona de agrobiodiversidad: Son espacios geográficos en los cuales las comunidades campesinas y nativas, agricultores y sus asociaciones, mediante sus tradiciones culturales y en confluencia con elementos biológicos, ambientales y socioeconómicos, desarrollan, gestionan y conservan los recursos genéticos de cultivos nativos, crianzas nativas y sus parientes silvestres en sus chacras y en los ecosistemas contiguos de un territorio compartido con otros actores.