¿CUÁL ES LA IMPORTANCIA DEL PLAN CHILLÓN 2021?

A propósito del Plan Chillón 2021 lanzado por el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego, analizamos aspectos de las graves consecuencias que ciertos agroquímicos causan en nuestra población y medio ambiente.

El valle del Chillón es un importante proveedor de alimentos a Lima. Está ubicado al norte de la capital y cuenta con cerca de 18 mil hectáreas de producción agrícola y pecuaria. Pero esta actividad agropecuaria está siendo perjudicada gravemente, con consecuencias extendidas a los agricultores, pobladores, medioambiente y consumidores finales de los productos. Ante este grave problema el estado ha lanzado “El Plan Chillón 2021”.

 ¿QUÉ ES EL PLAN CHILLON 2021?

 El Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego busca promocionar la implementación de buenas prácticas agrícolas por parte de los agricultores y fortalecer la vigilancia sanitaria en el Valle de Chillón.

El Servicio Nacional de Sanidad Agraria (SENASA), es la unidad ejecutora del Plan, el cual contempla cuatro ejes de trabajo:

    1. Mejora de las capacidades en sanidad agraria e inocuidad agroalimentaria de los productores, a través de la Implementación de Escuelas de Campos – ECAS, con énfasis en el Manejo Adecuado de Plaguicidas en los cultivos de brócoli, lechuga, pimiento, apio, tomate, zanahoria, entre otros; la certificación de predios en buenas prácticas agrícolas –BPA.
    2. Manejo adecuado y responsable de envases vacíos de plaguicidas y la disposición final, realizando campañas trimestrales de recolección e incrementar los eventos de sensibilización.
    3. Fiscalizaciones inopinadas a establecimientos que almacenan y comercian plaguicidas de uso agrícola que cuenta con autorización vigente. Asimismo, el personal que labora en establecimientos comerciales que venden plaguicidas, recibirán capacitación con énfasis en buenas prácticas de comercialización, almacenamiento y uso de plaguicidas agrícolas.
    4. Monitoreo de residuos de plaguicidas en alimentos primarios de origen agrícola priorizados que integran la canasta básica familiar en campos de producción, y en trabajo articulado con los gobiernos locales en los puestos de venta de los mercados

CAUSAS DEL PROBLEMA EN EL VALLE CHILLON  

El uso indiscriminado de agroquímicos, principalmente, entre los que destacan los plaguicidas, nematicidas y fungicidas que afectan directamente la salud del trabajador del campo, el medio ambiente y al consumidor final.

“Durante las últimas dos décadas, el uso de plaguicidas ha aumentado en más del 40%, en la actualidad, se utilizan más de 4,1 millones de toneladas en todo el mundo, cada año”, afirma la Red Por una América Latina Libre de Transgénicos (RALLT), en un reciente informe.

La dependencia actual de la agricultura peruana hacia los agroquímicos, es sumamente alta, por lo que no solo se requiere reducir su uso, sino también generar un cambio hacia insumos más inocuos para el ambiente y la salud.

La imparable urbanización de tierras agrícolas es otra fuente de problemas pues elimina parte de las escasas tierras cultivables de la costa y genera una situación incierta que impide tener una mejor planificación del campo.

PERJUDICADOS POR EL PROBLEMA

Los trabajadores del campo son los primeros que se ven afectados por el contacto con los pesticidas. Cada año en el Perú se registran miles de casos de intoxicación directa o indirecta por agroquímicos y el valle del Chillón no es la excepción.

El 82,4% de las Intoxicaciones agudas por plaguicidas (IAP) se notificaron en 4 departamentos: Lima, Arequipa, Junín y Cajamarca entre los años 2018 y 2019, según el estudio “Vigilancia Epidemiológica del riesgo de exposición e intoxicación por plaguicidas”, del Ministerio de Salud.

El medio ambiente se perjudica directamente con la contaminación de ríos y los suelos, generando un grave desequilibrio ecológico, y con él, surgen nuevas plagas, resistencia a los agroquímicos, desaparición de insectos (o especies completas) y flora y fauna benéfica.

Los efectos de la aplicación de ciertos volúmenes de pesticidas, no se circunscriben a los insectos que representan la plaga, sino que, por efecto de los procesos fisicoquímicos como volatilización, erosión eólica, lixiviación, escorrentía o percolación, hacen que los químicos se dispersen y se distribuyan en suelos, agua y aire, multiplicando su efecto devastador.

El consumidor final, quien confiando que los alimentos frescos como verduras y frutas son saludables por sí mismos, ingiere alimentos con residuos de plaguicidas, que pueden desencadenar, paulatinamente, el desarrollo desde alergias, intoxicaciones hasta cáncer.

Cabe señalar que, Lima concentra el 53.9% de casos de intoxicación aguda por plaguicidas (269), según informe del MINSA del 2020.

 BUENOS OBJETIVOS QUE LOGRAR

Consideramos que el MIDAGRI necesita complementar su plan con:

    1. Promoción de la oferta de insumos alternativos a los plaguicidas.
    2. Implementar una estrategia de concientización de la población sobre los efectos de los plaguicidas en su salud.

De este modo, se articularían los aspectos productivos, de comercio de insumos y la demanda informada de alimentos, temas que desde la sociedad civil se han venido desarrollando para promover una alimentación saludable en un ambiente sano.

Es importante señalar que, a partir del 12 de julio de 2021, el “Paraquat” (herbicida altamente tóxico), se sumará a la lista de agroquímicos prohibidos junto al “Metamidofos” (plaguicida prohibido en muchos países bajo todas las formulaciones y usos pues es nocivo para la salud humana y el medio ambiente). En este caso el objetivo concreto es que se cumpla lo dicho en la fecha indicada.

El SENASA continuará desarrollando en la jurisdicción del Valle Chillón y a nivel nacional, la inmovilización, decomiso y disposición final de productos a base de dichos ingredientes activos, productos prohibidos para la comercialización según normativa vigente.

 PRODUCCION DE ALIMENTOS INOCUOS

Con la ejecución del Plan Chillón se espera disminuir la dependencia del uso de plaguicidas como medida exclusiva o eje principal para el control de las plagas, protegiendo así la salud de las personas y del medio ambiente.

Plaguicidas peligrosos

Actualmente, el uso indiscriminado de algunos plaguicidas en el país viene provocando graves problemas de contaminación ambiental (agua, suelos, alimentos y desequilibrios en los ecosistemas productivos), resistencia de los insectos y plagas a estos insumos y efectos en la salud de miles de trabajadores del campo y de los consumidores.

Por ello, el Consorcio Agroecológico Peruano, ha elaborado un documento que propone retirar del mercado y a someter a un proceso de revisión ambiental a ciertas categorías de plaguicidas.

Para ver el documento y sus sustentos, haz clic AQUÍ.